Arañas Vasculares


Las arañas vasculares son dilataciones de los vasos capilares que aparecen en la piel.

Estas arañas vasculares no suponen un problema de salud, pero sí pueden llegar a afectar a la estética de las personas y generar ciertos complejos. Hay algunos factores que favorecen su aparición como mantener una vida sedentaria, padecer obesidad o determinados factores hereditarios.

Las arañas vasculares son similares a las várices; sin embargo, son más pequeñas y no causan el dolor que, en general, se asocia con las varices. Pero pueden ser síntoma del inicio de una patología varicosa que desencadene en un futuro en varices. Por ello, siempre será recomendable acudir a la consulta médica para que se estudie el caso y se realice el diagnóstico.

Ahora es fácil de realizar gracias a nuestro Láser Fotona y su novedoso Tratamiento de Lesiones Vasculares.

 

Gracias al láser médico Fotona podemos eliminar estos problemas cutáneos de forma rápida y sin medicamentos. Además, este tratamiento se desarrolla de forma eficaz y completamente segura, lo que garantiza una gran tranquilidad. Las arañas vasculares  no son peligrosas, pero son bastante molestas, por eso si decides tratarla lo mejor es que recurras al láser, en pocas sesiones verás grandes resultados. En Clínica CINCE tratamos estas lesiones con lo último en tecnología, Láser médico Fotona, que nos ofrece los mejores resultados con una técnica segura, sencilla y segura.

Este tratamiento funciona al aplicar la luz láser en la zona para conseguir que la hemoglobina, causante de la pigmentación roja de la sangre, atraiga el calor emitido por la luz, y mediante este efecto térmico  se consigue de manera selectiva coagular únicamente los capilares dilatados, haciéndola desaparecer. Los espectaculares resultados son visibles instantáneamente.

  • Se puede realizar en todos los tipos étnicos de piel.
  • Sin efectos secundarios.
  • Rápido y fácil.
  • Incorporación inmediata a tu rutina diaria.
  • Es tan seguro porque al aplicar una gran cantidad de energía en pocos nanosegundos conseguimos no dañar el tejido adyacente.

Cada sesión dura aproximadamente 20 minutos. Recomendamos un ciclo de 1-2 sesiones para lograr los mejores resultados y se puede establecer 1 sesión por mes, pero siempre será el equipo médico el que finalmente determinará el número de sesiones.


Conoce más tratamientos faciales