Hiperhidrosis axilar

El exceso de sudor en las axilas (conocido como hiperhidrosis axilar) supone un problema muy común en hombres y mujeres que puede afectar la calidad de vida de los pacientes.

Habitualmente los pacientes demoran el tratamiento ante la creencia de que la única solución es la cirugía. Sin embargo, el uso de la toxina butulinica ha demostrado ser un tratamiento muy efectivo y completamente seguro en el tratamiento del exceso del sudor axilar, con resultados muy efectivos.

¿Por qué el botox es efectivo para para tratar el exceso de sudor?

La toxina botulínica, principio activo del botox, ejerce su efecto mediante el bloqueo selectivo de la función de las glándulas sudoríparas a nivel de la zona de inyección. La toxina botulinica es un producto ampliamente utilizado en dermatología por su efecto: su efecto inhibidor de la secreción de sudor ha supuesto una revolución en el tratamiento de la hiperhidrosis. La acción de la toxina botulinica sobre el organismo es temporal, cesando su efecto a partir de los 6-8 meses. Se trata de una terapia con un perfil de seguridad excelente.

¿En que consiste el tratamiento con botox para el exceso de sudor axilar?

El procedimiento es mínimamente doloroso. El procedimiento es de aproximación 20 minutos donde se realiza la infiltración del producto en la zona tratada. Los efectos se notan a partir de la primera semana.