Botox

Una forma diluida de la toxina botulínica tipo A, se considera hoy en día que es uno de los tratamientos que ofrece mejores resultados para eliminar las arrugas o tratamiento de la ritidosis. Esta forma de toxina botulínica, tras su infiltración con una aguja extra fina en el músculo, debajo de la piel de la zona que se desea tratar, actúa inhibiendo por relajación el movimiento muscular.
Con este efecto se pretende que desaparezcan las arrugas y por tanto proporcionar un aspecto más juvenil en la piel. Tiene una duración temporal, de entre 4 a 6 meses, lapso después del cual debe renovarse la dosis.

 

Beneficios

- Disminución de arrugas y líneas de expresión
- Tratamiento no invasivo
- Indoloro
- Aspecto natural

Conoce más tratamientos faciales